El horno microondas ha venido a facilitarnos la vida con sus aplicaciones, puedes descongelar, calentar o hasta cocinar según sea el caso, sin embargo, existen alimentos y cosas que no debemos colocar dentro del microondas.

Se ha escuchado en los últimos años una serie de informaciones que desacreditan a este aparato eléctrico, manifestando que las desventajas son mayores que las ventajas, pero de esto compartiremos más adelante.

Revisemos los 12 alimentos y 9 cosas que jamás debemos colocar en el microondas.

1. Leche

La leche y otros productos lácteos como el yogur llegan a perder hasta la mitad de sus nutrientes cuando se someten a temperaturas elevadas como las de este dispositivo.

Someterla a este ambiente elimina por completo su vitamina B12. Además de ello, reduce su contenido de minerales esenciales.

Cuando desees ingerir leche caliente, ponla a fuego bajo hasta que alcance una temperatura apta para el consumo.

2. Maiz

Al calentarlo en el microondas, el maíz pierde el 35% de su capacidad para neutralizar los radicales libres. Aunque se caliente durante poco tiempo. La mejor opción, es cocerlo en una olla con agua.

3. Frutas y verduras

No todas se ven afectadas (no es el caso de las patatas, las castañas y los tomates), pero la gran mayoría pierde nutrientes. Además, las frutas y verduras que tienen un interior más blando que la cáscara pueden estallar a causa de la presión que la alta temperatura produce en su interior. Las uvas pueden convertirse en “pequeñas bombas”. Su forma esférica y su cáscara cerosa y resistente, sumado al calor causado por el efecto de las ondas sobre ellas, provocan la explosión.

4. Maíz para palomitas

Por increíble que parezca, no deberíamos calentar las palomitas en el microondas, pues las bolsas que las contienen suelen llevar ácido perfluorooctanoico (PFOA), también conocido como C-8, una sustancia indestructible que si se acumula en el organismo puede causar –según estudios hechos con animales–, cáncer endocrino y sanguíneo, esterilidad y problemas en el hígado, entre otros.

Aunque todavía no se han comprobado los síntomas en seres humanos, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) ha señalado esta sustancia como perjudicial.

5. Ajo

Desde siempre los nutricionistas han recomendado consumir ajos crudos para obtener el 100% de sus beneficios nutricionales. Cuando este alimento se cuece o calienta a temperaturas muy elevadas, llega a perder hasta un 95% de sus vitaminas y minerales.

De hecho, un solo minuto en el horno microondas basta para destruir su alicina, es decir, el activo natural que le confiere propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

6. Espárragos

Introducirlos en el microondas ocasionaría una considerable reducción de sus vitaminas, aseguran expertos.

7. Mantequilla

Aunque muchas personas acostumbran a derretir la mantequilla en el horno microondas, su calor puede llegar a reducir el valor proteico que la caracteriza, por ello es mejor derretirla en una sartén a fuego bajo.

Siempre que te sea posible, mantenla a temperatura ambiente para que se ablande de forma natural.

8. Brócoli

Las altas temperaturas del horno microondas pueden llegar a destruir hasta en un 97% los antioxidantes que contiene el brócoli. Los cambios a los que se somete por este tipo de cocción se pueden percibir tanto en su textura como en su sabor.

Consume el brócoli en ensaladas y batidos para aprovechar al 100% su valor nutricional.

9. Arroz blanco

El arroz blanco es un alimento que por ninguna razón se debe calentar en el horno microondas. Las temperaturas altas a las que se somete lo despojan de una gran parte de sus nutrientes.

Esto se debe a que en el microondas se establece una temperatura uniforme y alta desde el primer momento de la cocción. Algo que afecta de forma directa su contenido de vitaminas, minerales y fibras.

10. Carnes

Algunas personas suelen introducir las carnes al microondas para descongelarlas antes de prepararlas. Si bien esto puede ayudar a prevenir la contaminación de algunas bacterias, es un método que disminuye su composición de vitamina B12 y aminoácidos.

Por otro lado, cuando se utiliza este aparato para recalentar la carne del día anterior, sus jugos naturales se reducen y, al mismo tiempo, se degrada su valor proteíco.

11. Huevos

Cuando se calienta un huevo duro en el microondas, se generan pequeñas bolsas de agua dentro de la yema. Estas bolsas se sobrecalientan muy por encima de la temperatura normal de ebullición. Cuando las bolsas se pinchan –o se muerden– acaban explotando.

12. Pimientos picantes

Deshidratados o crudos, pueden aguantar el microondas, pero una vez fuera, el jugo en su interior puede ser peligroso, aseguran nutricionistas.

Revisa también: Sabías que el pimiento puede prevenir el cáncer

Cosas que jamás debemos poner en el microondas

1. Recipientes de pedido a domicilio

A veces aprovechamos los envases del pedido para guardarlos en la nevera, pero a la hora de calentar el plato en el microondas, es mejor no usar este envoltorio por dos razones: los gases tóxicos que pueden emitir o incluso la posibilidad de que se queme el propio recipiente –sea de plástico, cartón o papel–. A no ser que el envase especifique que el recipiente es apto para microondas, es mejor calentar la comida en un plato normal.

2. Recipiente de poliestireno

El poliestireno es un tipo de plástico muy utilizado en el envasado de alimentos. Los recipientes de este material no son aptos para calentar en el microondas, puesto que emiten toxinas que pueden causar enfermedades y arruinar la comida. No obstante, algunas variedades de poliestireno poseen una etiqueta que especifica “seguro para microondas”.

3. Tuppers o recipientes de plástico

Es importante comprobar si están hechos a prueba del aparato. Algunos tuppers son de un plástico que tiene una composición muy susceptible al calor, el bisfenol A y los ftalatos, y pueden provocar la migración de sustancias perjudiciales.

Te puede interesar

https://negociostart.com/15-ideas-de-negocios-rentables-para-cuidar-el-medio-ambiente/

4. Elementos metálicos, cubiertos, platos

El metal se calienta a gran velocidad y esto eventualmente podría producir fuego. Sobre todo, si el objeto es puntiagudo, como el tenedor: los electrones se acumulan en los extremos y provocan pequeños chispazos.

En cambio, con objetos compactos como la cuchara puede que no pase nada, aunque existe el riesgo de que reboten las ondas y lleguen al centro del aparato y se estropee. Algo similar pasa con los platos con decoración metálica.

5. Palillos de dientes

Si hemos usado un palillo para preparar una comida y queremos calentarla, debemos quitar el palillo. La madera es inflamable y el calor que se genera en ella puede hacer que se prenda fuego con bastante rapidez. Se debe tener mucho cuidado para que no se propague un posible fuego.

6. Papel de aluminio

Incluso el envoltorio para cubrir las sobras, nunca debería ir en el microondas. Podría comenzar un incendio.

7. Envases de yogur

No está demás mencionar que los envases de yogur tampoco son aptos para los hornos microondas, además de que el sabor del contenido no sería el mismo.

8. Termos

El caso de los termos es algo complicado. Si se trata de los que están hechos de acero inoxidable, lo mejor es que no los calientes. Nunca conseguirás lo que te propones: calentar el interior. El acero bloqueará el calor y lo impedirá y el electrodoméstico se dañará. En el caso de que sea un termo de plástico, comprueba que esté hecho a prueba de microondas.

9. Bolsas de plástico o papel

Las bolsas de papel pueden soltar toxinas y prenderse de fuego en el microondas, mientras las bolsas de plástico también liberan una serie de toxinas perjudiciales, solo podrías introducir las bolsas de plástico que están especialmente preparadas para el microondas.


Ante esto, te preguntarás ¿en qué puedo calentar los alimentos? Pues en platos de porcelana o en recipientes creados para el efecto.

Y como habíamos mencionado anteriormente, existen varias desventajas al utilizar el microondas para preparar o calentar alimentos. Revisemos en primer lugar las ventajas:

Ventajas de utilizar el microondas

1. Velocidad de cocción

Una de las ventajas de poder cocinar con este electrodoméstico es que, al incrementar exponencialmente la vibración de las moléculas de agua dentro de cualquier alimento, permite alcanzar temperaturas altas y por ello se cuece la comida mucho más rápido.

2. Comodidad

De esta manera calentamos alimentos de forma rápida, y sobre todo sin tener que encender el fuego ni el horno.

Desventajas de utilizar el microondas

1. Se pierden nutrientes

Algunos especialistas explican que cuando los alimentos están expuestos al microondas, pierden una gran parte de los nutrientes.

2. Cocción no uniforme

Seguro que hemos notado que no todas las partes de los alimentos se calientan de la misma manera. Es decir, se produce una cocción no uniforme de los platos.

3. Cuidado con los plásticos

En los últimos años también se ha especificado, que si se utilizan para calentar plásticos que no son aptos para microondas entonces el plástico libera una sustancia tóxica llamada Bisfenol A que pude ser perjudicial para la salud.

4. Deficiencias en el sistema inmunológico

Según el documento “Diez Razones para Deshacerse de su Horno de Microondas” del investigador William P. Kopp, comer durante mucho tiempo de alimentos calentados en el microondas provoca deficiencias en el sistema inmunológico.

5. Comida demasiada recalentada

Cuando calentamos a alta potencia y no tenemos cuidado, entonces muchos alimentos se recalientan de tal manera que llegar a quemarse, con lo que deberemos tener especial cuidado con ello.


Entonces ¿No debemos utilizar el microondas bajo ningún punto de vista?

Claro que no, este electrodoméstico puede ayudarnos en momentos de apuros, pero no siempre es bueno calentar todo y todos los días en el microondas, aprendamos a tener una cultura más sana al momento de preparar nuestras comidas.

Con información: AS / Mejor con Salud / Relloid / Okidiario / Vanguardia