En la sierra de mi país se consume mucho el tubérculo comestible llamado papas o patatas en algunos países, se la puede preparar de varias maneras y todas son exquisitas, tiene gran contenido de carbohidratos.

Existen gran variedad de papas, las que mi familia y yo consumimos más es la papa chola pues su cocción es rápida y es muy suave. La otra variedad de papa que consumimos es la papa blanca y la papa chaucha, muy sabrosas y consumirlas con cáscara es exquisito.

En el continente americano hay unas 200 especies de papas silvestres, pero fue en los Andes centrales donde los agricultores lograron seleccionar y mejorar el primero de lo que habría de convertirse, en los milenios siguientes, una asombrosa variedad de cultivos del tubérculo. En realidad, lo que hoy se conoce como «papa» o «patata» (Solanum especie tuberosum) contiene apenas un fragmento de la diversidad genética de las siete especies reconocidas de papa y las 5.000 variedades que se siguen cultivando en los Andes.

El valor nutritivo de un alimento que contenga papas depende de los otros alimentos que las acompañan y del método de preparación. Por sí misma, la papa no engorda (y la saciedad que produce su consumo puede en realidad ayudar a las personas a mantener la línea). Sin embargo, la preparación y consumo de las papas con ingredientes de gran contenido de grasa aumenta el valor calórico del platillo.


La papa o patata es considerada uno de los 50 súper alimentos, obsérvalos en este enlace: Los mejores 50 alimentos súper alimentos


Como las personas no pueden digerir el almidón que contienen las papas crudas, se consumen hervidas (con o sin piel), al horno o fritas. Cada método de preparación repercute en la composición de la papa en distintas formas, pero todos reducen el contenido de fibra y proteínas, que se escurren al agua o el aceite, además de que el calor destruye estos nutrientes o se producen cambios químicos, como la oxidación.

Propiedades y beneficios de la papa

La papa tiene poca grasa. Las papas tienen abundantes micronutrientes, sobre todo vitamina C: una papa media, de 150 gramos, consumida con su piel, aporta casi la mitad de las necesidades diarias del adulto (100 mg). La papa contiene una cantidad moderada de hierro, pero el gran contenido de vitamina C fomenta la absorción de este mineral.

Además, este tubérculo tiene vitaminas B1, B3 y B6, y otros minerales como potasio, fósforo y magnesio, así como folato, ácido pantoténico y riboflavina. También contiene antioxidantes alimentarios, los cuales pueden contribuir a prevenir enfermedades relacionadas con el envejecimiento, y tiene fibra, cuyo consumo es bueno para la salud.

  • La papa o patata está compuesta por agua en un 80%. Son ricas en potasio, calcio y fósforo.
  • Su textura es suave y su coloración puede variar entre los tonos blancos, marrones, amarillentos y rosados.
  • Debido a su fácil digestión, desempeña un rol muy importante en la alimentación de enfermos, personas convalecientes y niños.
  • Es un alimento totalmente libre de gluten.
  • Contiene aproximadamente un 17% de almidón; es una de las mejores fuentes de carbohidratos naturales.

Al hervir las papas, que es el método más común de preparación en todo el mundo, se pierde una gran cantidad de vitamina C, sobre todo en las papas peladas.

Las papas a la francesa y las hojuelas de papa, freírlas en aceite caliente (de 140ºC a 180ºC) produce una gran absorción de grasa y reduce mucho el contenido de minerales y ácido ascórbico.

En general, la preparación al horno causa una pérdida un poco mayor de vitamina C que la cocción en agua, debido a que la temperatura del horno es más elevada, pero en cambio se pierden menos vitaminas y minerales.

La demanda de papas fritas crece a causa de la tendencia a un mayor consumo de alimentos preparados. El consumo excesivo de estos productos de gran contenido de energía, así como la falta de ejercicio, pueden ser causa de sobrepeso.

Por este motivo, los alimentos fritos se deben limitar para evitar el exceso de peso y las enfermedades no transmisibles relacionadas con la alimentación, como las cardiopatías y la diabetes. La diabetes tipo 2 es producto de diversos factores y se necesita seguir investigando para determinar si hay conexión entre este tipo de diabetes y el consumo de papa.

Nutrientes de la papa

(Por 100 g de papa hervida y pelada antes del consumo)
Fuente: Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, Base de datos nacional de nutrientes

La papa, independientemente de la variedad, tiene propiedades muy beneficiosas para nuestra salud. Numerosos estudios e investigaciones sobre este tubérculo, han observado las siguientes propiedades.

La papa tiene poder antioxidante, anti-inflamatorio y anti-cancerígeno

El micronutriente más destacado en la patata es la vitamina B6. Esta vitamina está implicada en más de cien reacciones enzimáticas conocidas, como las necesarias para crear nuevas células sanas –no cancerígenas- y tejidos a partir de los aminoácidos; en numerosas funciones del sistema nervioso, y en la desactivación y eliminación de sustancias perjudiciales como la homocisteína, que incrementa el riesgo de infarto.


La importancia del complejo B para nuestro cuerpo


La papa facilita los procesos digestivos

Es saciante y facilita los procesos digestivos, especialmente en personas con diarreas y otros problemas de salud. Consumir papas hervidas o al vapor, es muy beneficioso para hidratar las heces, y volverlas más suaves, por ello se recomienda comer papas para tratar el estreñimiento, y prevenir la formación de hemorroides.

La papa es un alimento muy recomendado para los bebés y personas que no pueden digerir alimentos duros o que están enfermas. También se considera una buena alternativa para aliviar las diarreas; comer papa durante un episodio de diarreas no solo ayuda a aumentar los niveles de energía, sino que facilita la digestión y aporta fibra dietética para mejorar la función del intestino.

Fortalece el sistema inmunológico y ayuda a prevenir enfermedades comunes

Alivia los síntomas del reumatismo. Se ha observado que los nutrientes y compuestos antioxidantes de la patata son efectivos para reducir la inflamación en el cuerpo, tanto interna como externa.

Por ejemplo, beber el agua que se obtiene al hervir la papa es un remedio utilizado tradicionalmente para aliviar el dolor y la inflamación causada por el reumatismo; al parecer dicho efecto se debe a su contenido de calcio y magnesio. Por otra parte, la vitamina C, el potasio y la vitamina B6 presentes en este tubérculo han sido vinculados con el alivio de la inflamación en los intestinos y el sistema digestivo.

Aporta gran cantidad de energía y aumenta el rendimiento físico

Promueve el aumento de peso. Este es un alimento excelente para los deportistas de alto rendimiento, no solo porque sirve como fuente de energía sino porque ayuda a mantener un buen equilibrio electrolítico.

El sodio y el potasio presentes en la cáscara de la papa son dos electrolitos importantes que los atletas pierden a través del sudor. Así mismo, la papa favorece el aumento de peso. Las personas que son muy delgadas o que necesitan aumentar sus reservas de energía pueden incorporarla como uno de los alimentos básicos en su dieta.

Cabe señalar que la vitamina C y las vitaminas del complejo B presentes en este tubérculo mejoran la absorción de otros carbohidratos en el organismo.

La papa es efectiva como remedio para la piel

Especialmente para combatir manchas, arrugas, cicatrices, acné, quemaduras. La papa tiene grandes propiedades calmantes, anti-irritantes, y desinflamatorias, por ello se utiliza en el tratamiento de erupciones, quemaduras e irritaciones de la piel.


Otro alimento efectivo para la piel es la pera, revísalo en este artículo: La pera ideal para la piel y bajar de peso


Tenemos que aplicar una rodaja de patata cruda en la quemadura, o aplicar el jugo de esta encima de la zona a tratar. El jugo de la patata se utiliza para tratar gran variedad de irritaciones en la piel.

La papa ideal para nuestros huesos

La papa contiene varios nutrientes que son esenciales para la buena salud de nuestros huesos. Minerales como el hierro, el fósforo, el calcio, el magnesio y el zinc intervienen en la construcción de la estructura ósea y ayudan a mantener su resistencia. Específicamente, el hierro y el zinc son cruciales en la producción y maduración del colágeno.

Promueve un adecuado funcionamiento del cerebro

El consumo regular de jugo de papa cruda, ayuda a aliviar dolores de cabeza. La vitamina B6, un nutriente abundante en la papa, ayuda a crear químicos cerebrales tan importantes como la serotonina, la dopamina y la noradrenalina.

Esto significa que incluirla en nuestra alimentación puede ser útil para combatir la depresión, el estrés e incluso el trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Para tratar la anemia

Las patatas aportan gran cantidad de ácido fólico y hierro, por lo que son muy buenas para tratar los estados de anemia. El hierro y el ácido fólico también son muy beneficiosos para la salud y la producción de glóbulos rojos del organismo.

La papa reduce la presión arterial

Las papas contienen gran cantidad de potasio, por lo que ayudan a bajar la presión arterial del organismo. Por otra parte, se ha descubierto que las papas contienen un tipo de sustancias químicas llamadas kukoaminas, las cuales han sido asociadas con una disminución de la presión arterial.

Ayuda a tratar la hipertensión y mejorar la circulación

La piel de las papas contiene gran cantidad de ácido clorogénico, que actúa como un gran diurético natural para el organismo. Por ello es muy beneficiosa para tratar la hipertensión y mejorar la circulación del organismo.

La papa ayuda a aliviar el dolor de gota

Consumir regularmente jugo de papas crudas, ayuda a disminuir el dolor de gota. Si mezclamos el jugo de papas crudas con un poco de miel, ayudará a desintoxicar el organismo, y a eliminar más rápidamente el exceso de ácido úrico del organismo.

Elimina los círculos oscuros de debajo los ojos

Para eliminar los círculos oscuros de debajo de los ojos y las ojeras, tenemos que aplicar rodajas finas de papa cruda sobre ellos dos veces al día.

Beneficios de la papa en tu dieta para bajar de peso

Al comenzar una dieta para bajar de peso, suele ser uno de los primeros elementos a cortar de la lista. Sin embargo, no todos los expertos apoyan esta táctica, ya que el sacar carbohidratos de la alimentación altera la producción de energía del cuerpo.

Gabriella Gachet, nutricionista de Vigilantes de Peso, explica “En una dieta sin carbohidratos, otros nutrientes serán utilizados como fuente de energía, como las proteínas, que serán desviadas de su función principal, que es construcción de masa muscular y mantenimiento de los órganos, por ejemplo”. Sigue diciendo “Una alimentación equilibrada debe contener todos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo, y el carbohidrato es uno de ellos. La patata no necesita ser excluida de la dieta, puede y debe ser consumida, con equilibrio”

Al consumir el tubérculo, es necesario tener cuidado para que la comida no quede hipercalórica. En ese caso, nunca coloque también arroz o fideos.

“La papa puede traer beneficios para la salud, siempre que se inserta correctamente. Es importante recordar que 100g de patata cocida tiene aproximadamente 85 calorías, menos de 100g de arroz. Por eso, el cambio es válido para quien está de dieta” señala el nutriólogo Sandro Ferraz.

La papa también ayuda al cuerpo a defenderse ya que es rica en vitamina C y el complejo B. Contiene hierro, potasio, calcio, fósforo y almidón, lo que ayuda a fortalecer las defensas del organismo y la renovación de las células.

Las maneras más saludables para consumirla es en asados o en forma de puré. El ingrediente es un gran acompañante de carnes, que proporcionan las proteínas para el organismo.

Contraindicaciones al consumir la papa o patata

Es importante controlar el consumo de papa, ya que su índice glucémico es alto. Las personas obesas, que están tratando de perder peso o que padecen de diabetes, deben moderar su consumo regular de patata.

Cuidado si eres diabético o pre-diabético

La papa, especialmente la papa sin piel, tiene un alto índice glucémico, lo que significa que puede disparar los niveles de azúcar e insulina en la sangre. Su consumo regular o excesivo no se recomienda en personas con diabetes, ya que esto impide mantener un control de la enfermedad y puede resultar en complicaciones a largo plazo.

Personas obesas o con sobrepeso no pueden consumir exceso de papa

Debido a su alto contenido de carbohidratos, la papa puede crear picos de glucosa en sangre, aumentar la sensación de hambre, la necesidad de comer entre horas, y conducir al aumento de peso. Las personas que ya tienen sobrepeso o que son obesas deben evitar el consumo regular de patata, especialmente las papas fritas.

No pueden papas quienes no digieren bien los azúcares y almidones

Casi todos los almidones, excepto el arroz, estimulan la producción de gases durante la digestión. Aunque no ocurre de la misma forma en todas las personas, en algunos casos la papa puede causar problemas gastrointestinales (exceso de gases, dolor e hinchazón), sobre todo si se es propenso a ello, o sensible a los azúcares que se producen naturalmente en los almidones.

Comer recetas de papa con alto contenido de grasa, comer demasiada papa o comerla muy rápido puede causar efectos adversos similares.

Otros efectos de la papa

Personas alérgicas. Se han registrado casos de alergia a la papa, sin embargo, esto no es un suceso común. Las personas con alergia conocida a la patata deben tener especial cuidado al comerla.

Otra de las contraindicaciones de comer papa está relacionada con el riesgo de inflamación. Aunque existe cierto debate científico y no se tiene mucha evidencia que confirme estas sospechas, algunas investigaciones han planteado que el consumo de papa puede contribuir a la inflamación y al dolor en las articulaciones, especialmente cuando se come en la noche.

Dichos efectos pueden incrementarse si la papa no se ha almacenado correctamente o si está inmadura, ya que esto aumenta el contenido de glicoalcaloides, un tipo de sustancia toxica con acción inflamatoria.

En el último tiempo se ha puesto de moda tomar jugo de papa cruda para tratar y prevenir diferentes problemas de salud, sin embargo en este caso también es necesario considerar posibles contraindicaciones:

Riesgo de indigestión. El cuerpo no digiere bien estos carbohidratos cuando están crudos.

Exceso de gases e inflamación abdominal. Los carbohidratos de la papa cruda se fermentan y producen una gran cantidad de gases.

Intoxicación. Los alcaloides solanina y chaconina resultan tóxicos para el cuerpo humano. El jugo de papa cruda puede causar diarreas, dolor de cabeza, náuseas, calambres estomacales, sed e inquietud, entre otros efectos secundarios. En algunos casos raros puede causar incluso la muerte.

Riesgo de infección. Consumir la papa sin cocinar aumenta el riesgo de contraer infecciones causadas por bacterias y otros agentes patógenos que se encuentran en este tipo de tubérculos.

La papa verde no se debe comer ni cruda ni cocida.