El limón es uno de los frutos que más me gustan, y lo utilizo en la preparación de muchos platos, es por eso que quise investigar sobre todas las propiedades que posee para nuestra salud.

Si aún estás con unos kilitos demás o si prefieres mantener tu peso ideal, el limón también sirve para Bajar de Peso. Con la siguiente información espero ser un aporte para darle un buen uso a este fruto cítrico.

El Limón, es una fruta cítrica igual que las mandarinas, las naranjas y el pomelo o toronja, que tiene propiedades beneficiosas para la salud, seguro que has oído de los beneficios de tomar agua con limón o la famosa limonada.

Propiedades del limón

• Los limones tienen muchos beneficios para la salud. Uno de ellos es su fuerte poder antibacteriano y antiviral y su capacidad de estimulación inmunológica. Otro es su uso como una ayuda para la pérdida de peso, sobre todo el agua tibia de limón, porque el jugo de este cítrico es digestivo y depurativo del hígado.
• Los limones contienen ácido cítrico, calcio, magnesio y vitamina C. También bioflavonoides, pectina y limoneno, que promueven la inmunidad y combaten la infección. Tradicionalmente el limón fue utilizado para prevenir el escorbuto, una enfermedad que aparece cuando la persona presenta una deficiencia de vitamina C.
• Si queremos mantenernos jóvenes y prevenir la aparición de numerosas enfermedades, deberíamos comer el limón en abundancia pues nos ayuda a tener un aspecto externo más saludable, dado que la vitamina que posee ayuda a mejorar la salud de la piel, el cabello y uñas, nos ayuda a mejorar la piel seca, arrugas, cabello con poca vitalidad, las uñas frágiles, etc.. Resulta especialmente adecuado en personas que tienen los requerimientos de vitamina C aumentados, como las personas que fuman, o con diabetes, alergia, asma, mujeres embarazadas o lactantes o personas con estrés.
• No se debe olvidar tampoco la importancia que tienen los antioxidantes para la salud de la vista al prevenir enfermedades degenerativas tan importantes como la pérdida de visión o las cataratas. Cuando forzamos mucha la visión, comer limón ayudará a mantener la salud visual.




• Nuestro amigo el limón es bueno para el sistema cardiovascular. Igualmente importante resulta la vitamina C, junto con la rutina y la hesperidina en el mantenimiento de las arterias al conseguir mejorar la elasticidad de las mismas y evitar los derrames que se producen en las venas capilares. Comer limón o beber jugo de limón ayuda a prevenir y tratar la hipertensión, controla la aparición de hemorroides o varices y evita la formación habitual de moretones, o de pequeñas hemorragias en las encías, o en la nariz. Además, los antioxidantes aumentan la vida del colesterol bueno al prevenir su oxidación, siendo un remedio eficaz contra la mala circulación, el colesterol malo y arteriosclerosis.
• Despierta el apetito y mejora la digestión. La riqueza en aromas de este fruto estimula la producción de saliva y el ácido ascórbico contribuye a aumentar los ácidos estomacales y la producción de la hormona pepsina. Así pues, por una parte, despierta el apetito en caso de inapetencia y, por otra parte, ayuda a mejorar la digestión. El mayor aumento de ácido clorhídrico ayuda a disgregar mejor los alimentos y la pepsina posee propiedades proteolíticas, que ayuda a digerir mejor las proteínas. Todo ello favorece la digestión y evita otros problemas secundarios como la aparición de gases.
• Los beneficios diuréticos para la eliminación de líquidos también son de mucha ayuda en el tratamiento de otras enfermedades metabólicas en las que resulta necesario una depuración del organismo: obesidad, artritis, gota, ácido úrico, etc.
El jugo constituye uno de los mejores remedios depurativos de la sangre al eliminar las toxinas de la misma por lo que ayuda a combatir las enfermedades de los gotosos y reumáticos, aliviando el dolor y desinflamando las articulaciones afectadas. Incluso se ha utilizado para el proceso de desintoxicación de personas que consumen habitualmente narcóticos.


• Un alimento adecuado para prevenir el cáncer. Muchos especialistas consideran que el consumo de limones y otros cítricos podría ser adecuada para prevenir la aparición de numerosos tipos de cáncer. Estudios científicos han demostrado que aquellas personas que comen habitualmente cítricos tienen más de un 50% de probabilidades de no contraer cáncer de estómago. Se cree que la vitamina C inhibe el crecimiento de células cancerosas. Se ha comprobado como, a pesar de su sabor tan ácido, en realidad el consumo de esta fruta ayuda a prevenir la gastritis, que en algunos casos podría ser también responsable del desarrollo de células tumorales en la mucosa gástrica. También se ha comprobado que el consumo de este fruto podría prevenir la formación de tumores en el colon.
• Adecuado para prevenir la anemia y la descalcificación ósea. La vitamina C favorece la absorción del calcio y del hierro. Por lo tanto, resulta muy adecuado comer limones o beber jugo de limón para que el organismo sea capaz de absorber más hierro, lo que contribuye a la prevención de la anemia. La vitamina C también forma parte del colágeno e interviene en la formación del tejido óseo, lo que favorece una mayor salud de los huesos y previene la osteoporosis al permitir que el organismo absorba más calcio. Las personas vegetarianas deberán ser especialmente cuidadosas en aportar este alimento habitualmente o incluir otros cítricos en su dieta habitual para no presentar problemas de deficiencia de estos minerales.

Los limones se deben consumir frescos. Se deberían comer crudos en pequeñas porciones para aprovechar al máximo sus propiedades. Esto resulta bastante difícil por su sabor tan ácido. Evidentemente para las personas que no están acostumbradas, no resulta muy agradable, aunque, si hacemos el esfuerzo, de empezar por pequeños bocados podemos ir acostumbrándonos poco a poco.

Otra forma más habitual de comer el limón es utilizarlo para decorar y aromatizar los platos. Así puede utilizarse con el pescado y con las ensaladas, añadiendo un pequeño trozo en el plato para que sea exprimido en el momento de comer. En este caso se utiliza el limón entero, incluida la corteza, donde se encuentran la mayoría de los elementos aromáticos: citral, citronelal, geranio, limoneno, etc.

Limón para Bajar de Peso

Es bien conocida la capacidad del limón para disolver las grasas lo cual se ha venido aprovechando como un buen recurso en las dietas para adelgazar. No debemos olvidar que este fruto es muy rico en componentes con propiedades adelgazantes.

Entre éstos destacamos la riqueza en cafeína, un estimulante metabólico, fibras, especialmente pectina, que ayuda a disminuir la absorción de grasas y colabora en la saciedad. También destaca en este sentido el limoneno y la vitamina C.

Además de estos componentes habría que mencionar su riqueza en potasio y calcio, ambos poseen propiedades diuréticas dado que controlan el intercambio de líquidos en la célula y neutralizan el sodio. Ambos componentes, junto con el ácido cafeico y el ácido ascórbico, favorecen la eliminación de líquidos corporales por lo que resultan de ayuda en los planes para perder peso.




La famosa cura del limón, es utilizada habitualmente para depurar el organismo y rebajar el exceso de peso. Para realizar esta cura debemos empezar el primer día con el zumo de un limón exprimido y seguir aumentando la dosis a razón de un limón más cada día hasta llegar a los 8 o 9 limones al día. Luego ir disminuyendo en razón de un limón diario hasta completar los 10 – 11 días.

Cómo se prepara el agua tibia de limón

Debes utilizar agua purificada y esta debe estar tibia, no hirviendo. Evita el agua fría, ya que nuestro cuerpo tarda en procesarlo y se necesita más energía para procesar el agua helada que la tibia.

Utiliza siempre los limones frescos, orgánicos si es posible, y nunca el jugo de limón embotellado. Exprime 1/2 limón en cada vaso y bébelo a primera hora en ayunas.

Los beneficios del agua tibia de limón

1. Ayuda a la digestión

El jugo de limón ayuda a eliminar los materiales no deseados y las toxinas del cuerpo. Debido a su composición atómica similar a la saliva y al ácido clorhídrico de los jugos digestivos, alienta al hígado para producir la bilis, un ácido que se requiere para la digestión.

Los limones son ricos en minerales y vitaminas y ayudan a aflojar las toxinas en el tracto digestivo. Las cualidades digestivas del jugo de limón alivian los síntomas de indigestión, como el ardor, los eructos y la distensión abdominal. American Cancer Society recomienda agua de limón caliente a enfermos de cáncer para estimular los movimientos intestinales.

2. Limpia tu sistema, es un diurético

El jugo de limón ayuda a eliminar los materiales no deseados en parte porque los limones aumentan la tasa de orinar en el cuerpo. Por lo tanto, al tomar jugo de limón las toxinas se liberan a un ritmo más rápido, lo que ayuda a mantener la salud del tracto urinario.

El ácido cítrico de los limones ayuda a maximizar la función de la enzima que estimula el hígado, contribuyendo a su limpieza y desintoxicación. Otro de sus grandes beneficios.

3. Estimula el sistema inmunitario

Gracias a su cantidad de vitamina C, el limón es un gran aliado para fortalecer el sistema inmunológico.

Los limones son ricos en vitamina C, que es ideal para luchar contra los resfriados. Son ricos en potasio, que estimula el cerebro y la función nerviosa. El potasio también ayuda a controlar la presión arterial.

El ácido ascórbico (vitamina C) que se encuentra en los limones posee efectos antiinflamatorios y se utiliza como apoyo complementario para el asma y otros síntomas respiratorios, además de que mejora la absorción de hierro en el cuerpo. El hierro juega un papel importante en la función inmune.

Los limones también contienen saponinas, que muestran propiedades antimicrobianas que pueden ayudar a mantener el frío y la gripe a raya. Los limones, además, ayudan a reducir la cantidad de flema producida por el cuerpo.

4. Equilibra los niveles de pH

Los limones son uno de los alimentos más alcalinizantes para el cuerpo. Son ácidos por su cuenta, pero dentro de nuestros cuerpos son alcalinos (el ácido cítrico no crea acidez en el cuerpo una vez metabolizado).

Esta fruta contiene tanto ácido cítrico como ácido ascórbico, ácidos débiles fácilmente metabolizados en el cuerpo, permitiendo que el contenido mineral de los limones ayude a alcalinizar la sangre.

Los estados de enfermedad solo se producen cuando el pH del cuerpo es ácido. Beber agua tibia de limón con regularidad puede ayudar a eliminar la acidez del cuerpo, incluyendo el ácido úrico en las articulaciones, que es una de las principales causas del dolor y la inflamación.




5. Limpia la piel

Además de limpiar la cara, el jugo de limón también es muy bueno para limpiar las manos y para la piel grasa.

El componente de la vitamina C, así como otros antioxidantes, ayudan a disminuir las arrugas y las manchas y ayuda a combatir los radicales libres. La vitamina C es vital para una piel sana y radiante, ya que su naturaleza alcalina mata algunos tipos de bacterias que causan acné.

En realidad, puede ser aplicado directamente a las cicatrices o manchas de la edad para ayudar a reducir su apariencia.

Dado que el agua tibia de limón depura las toxinas de la sangre, también puede ayudar a mantener la piel clara de los defectos de adentro hacia afuera. La vitamina C contenida del limón rejuvenece la piel desde el interior de tu cuerpo.

6. Te da energía y mejora tu estado de ánimo

La energía que recibimos de los alimentos proviene de sus átomos y moléculas. Cuando los iones positivos de los alimentos entran en el tracto digestivo e interactúan con las enzimas negativas se produce una reacción. El limón contiene iones con carga más negativa, proporcionando al cuerpo más energía cuando entra en el tracto digestivo.

El aroma de limón también tiene propiedades energizantes y mejora el estado de ánimo. El olor del jugo de limón puede mejorar tu estado de ánimo y ayudar a despejar tu mente. Esta fruta también puede ayudar a reducir la ansiedad y la depresión.

7. Promueve la curación de las heridas

El ácido ascórbico (vitamina C) que se encuentra en los limones, promueve la curación de heridas. Además, es un nutriente esencial en el mantenimiento de la salud de los huesos, tejido conectivo y cartílago.

Como se ha indicado previamente, la vitamina C también muestra propiedades antiinflamatorias. En conjunto, la vitamina C es un nutriente esencial en el mantenimiento de la buena salud y la recuperación del estrés y las lesiones.

8. Refresca el aliento

Además de un aliento más fresco, los limones ayudan a aliviar el dolor dental y la gingivitis. Ten en cuenta que el ácido cítrico puede erosionar el esmalte dental, por lo que es mejor cepillarse los dientes antes de beber el agua tibia de limón o esperar un tiempo para cepillarte los dientes después de tomarlo. Puedes enjuagar la boca con agua purificada después de tomar el agua de limón.

9. Hidrata tu sistema linfático

El agua tibia de limón ayuda al sistema inmunitario mediante la hidratación y la reposición de los fluidos perdidos. Cuando tu cuerpo se ve privado de agua puedes sentir efectos secundarios como cansancio, disminución de la función inmune, estreñimiento, presión arterial baja o alta, falta de sueño o claridad mental.

Así hemos conocido las propiedades y beneficios increíbles del limón y del agua con limón para nuestro cuerpo. Gracias por tu tiempo y espero que estos consejos te ayuden para mantener tu peso ideal y una buena salud.




Con información de Ecoagricultor, Mejor con Salud y Botanical